¿Nueva brecha generacional?

No puedo olvidarme nunca de mi compañero de quinto año de bachillerato Robert Picón cuando llegó al salón de clases ufanándose de que había conseguido sacar la licencia de conducir. “¿Cómo lo hiciste?” preguntamos todos, “Bueno, facilísimo. Fui y me saqué un comprobante de cédula y luego con cuidadito le cambié el año de nacimiento con la máquina de escribir de mi papá”.

Picón se había subido dos años y aunque era un imberbe, para nuestro concepto, ya se había hecho hombre porque podía manejar el Ford Fairlane de su papá. A los demás nos tocaba esperar un buen tiempo para llegar hasta ese nivel.

Bueno, eran otros tiempos, llegar a la edad adulta tenía otras connotaciones y sobre todo unas referencias de tiempo completamente diferentes. A mi me costó un mundo darme cuenta de cómo han cambiado las cosas y corregirme. Ya hace tiempo que no recurro a argumentos como: “yo a tu edad ya tenía dos muchachos”, o que “a los 28 teníamos casa propia”. Para la fecha, todos mis hijos se habrán casado o casarán (cuando lo hagan los que faltan, si es que lo deciden así) a una edad muy superior a la que Nora y yo lo hicimos. Que yo recuerde, entre Nora y yo solo trabajamos en tres sitios diferentes en más de 30 años. Nuestros hijos han cambiado innumerables veces de trabajo y todavía siguen a la caza de lo que realmente quieren hacer. Yo en cambio me definí como “ingeniero biomédico” (sin saber muy bien qué era eso) cuando apenas tenía 20 años y no me había graduado de la universidad.

Si, es cierto, vivimos un tiempo fuera de Venezuela, gracias al programa de Becas Gran Mariscal de Ayacucho, pero luego que regresamos casi no salimos de nuestro país durante 20 años por lo menos. Mientras tanto, entre aviones, carros, autobuses, trenes, tablas de surfing y patinetas nuestros hijos se las han arreglado para dar la vuelta al mundo y visitar los lugares más extraordinarios y a la vez extraños, y conocer a personas de todos lados. Eso sin contar Facebook y otras redes sociales.

Muchas cosas han pasado desde que a mi definían la llegada a la vida adulta como “fumar cigarrillos”, “alargarse los pantalones”, poder visitar algunos barcillos de mala muerte con mesoneras en minifalda, o sacarse la licencia de conducir como Picón. O si se quiere ser más formal, de acuerdo a aquella tradicional idea de terminar los estudios, irse a vivir fuera de la casa, independizarse económicamente, casarse y tener hijos. Bien sea en ese orden o en otro, pero teniendo esas marcas como referencia. Para los que venimos de esa escuela nos cuesta asimilar lo que está pasando con los adultos jóvenes de hoy. Justamente el grupo que representa la fuerza creativa y laboral del mundo, quienes a la vuelta de la esquina estableceran familias, tradicionales o alternativas, le darán un nuevo sabor a las comunidades, dirigirán escuelas, universidades, hospitales, sindicatos, fábricas, comercios, empresas, y partidos políticos.

No quisiera hacer estas cavilaciones solo, me gustaría que me ayudaran. Quizás hay algo que yo no puedo ver, algo que ha cambiado radicalmente. Por eso espero sus comentarios. No solo los que son padres de adultos jóvenes, sino de ellos mismos también.

Anuncios

Acerca de famorac

Motivado por la misión de la comunidad cristiana en el mundo contemporáneo.
Esta entrada fue publicada en Generaciones. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿Nueva brecha generacional?

  1. Norae dijo:

    Qué será de los manuales y libros de liderazgo, de las teorías de personalidad, de los diagnósticos, por eso que mencionas ahí pareciera que tus hijos están como patológicos..

    Eso que mencionas ahí, lo habla muy bien gergen como el yo moderno que si no hace lo que debe hacer -que sólo el lo sabe- siente que se traiciona a sí mismo, en cambio el yo postmoderno no siente que tenga una esencia sino que crea identidad a partir de sus relaciones -simbólicas o reales-. Es genial, pero eso lo dijo como en el 92, ahora debe estar más claro aún que pasa con lo post o lo postpost…
    No sigo porque me pongo ladilla. léete lo de fernandez porta

    • famorac dijo:

      Bueno, de eso se trata. Me parece que vamos a tener que repensar muchas cosas a partir de las experiencias que estamos viviendo. Lo que ha sido la norma hasta ahora tendrá que modificarse. Ya estoy leyendo a Gergen…

  2. Jhon dijo:

    A los 28 tenias casa propia? wow…!! yo a los 25 estoy pariendo para tener un carro, desarrollar un negocio propio y dejar de trabajar para alguien…
    A veces me gustaría haber comenzado ciertas cosas antes; me sorprende que Warren Buffett a los 12 haya comprado su primera acción, que un chamo de 17 años haya fundado lo que hoy en día es la Electricidad de Caracas. Vivo preguntándome ¿Como lo hicieron? tal vez antes las cosas eran más fáciles?

  3. Noramat dijo:

    Ayer veía una propaganda de seguros por la TV donde el final transmitía que el hombre se sentía muy satisfecho porque tenía a toda su familia cubierta contra todo peligro. Espero no sonar muy ácida pero creo que desde siempre y en casi todas las culturas, son los varones quienes son enseñados para recibir la mayor carga de exigencias, y una serie de requisitos para hacerse hombres (casi todas tienen que ver con la vida pública). La gran mayoría de las mujeres maduramos de otra manera, el tener un hijo nos cambia mucho nuestras metas, nuestras prioridades, nuestra vida…y aunque sueno escencialista creo que las brechas generacionales tienen algo que ver con el malestar de lo impuesto a los hombres y a las mujeres por la cultura, que hoy en día se ve y se discute mas debido a la tecnología de la información.

  4. astrid dijo:

    Me haces reir mucho con tus reflexiones… no me imagino lo que vas a reflexionar cuando empeces a conocer a la generación que está llegando … mis hijos… tus nietos… yo también me hago muchas preguntas con respecto a mi generación y no consigo muchas respuestas. Supongo que mucho tiene que ver con la libertad con la que hemos crecido y las multiples posibilidades que nos ofrece la vida… muchas veces no sabemos decidir que hacer ante tantas posibilidades y miles de veces queremos alcanzarlas todas . También he pensado: ¿como la genereación de mis padres pudieron pasar tantos años (20 – 30) en el mismo trabajo, haciendo lo mismo?… ahhhh… me da como piquiña en el cuerpo. Pienso que mi generación ha tenido la posibilidad de cambiar muchos patrones y hacer basicamente lo que se nos antoje… por su puesto, como todo, requiere arduo trabajo, planificación y buen uso de los recursos que tenemos. Sin embargo cada dia le pido al Señor que me llene de sabiduría, inteligencia y me permita ser visionaria para poder criar a mis hijos que tienen un chip super más repotente. Mi niña que no tiene ni 5años se la pasa pregutándome cuando la voy a dejar manejar… dice que quiere conocer París… se pone brava porque ella no manda a nadie… apenas entendió el concepto del ahorro dijo que más nunca le va pedir plata a su papá y que ella se va a comprar todo ella sola y por supuesto cada vez que le digo no, me dice que ella sí tiene dinero, que le abra su alcancia…apenas salimos de vacaciones preguntó ¿a dónde nos vamos a mudar durante las vacaciones y luego dijo, si no empiezo las clases porque nos tenemos que ir para la casa? y así millones de preguntas que me ponen temblar… además de que su palabra favorita es “pero”… y yo que me consideraba pilas y bien decida en cuanto a lo que quiero dentro de mi generación ajajajaj ahora ruego todos los días para saber como llevar a mis hijos… ASí que Fer… creo que las respuestas son inumerables, la brecha se escapa de nuestra vista y creo que a medida que avanza el tiempo, la tecnología, el desarrollo y sobre todo el acceso al conocimiento y culturas las brechas serán mayores porque las posibilidades serán mayores. Perdona cualquier incoherencia o error… es dificil escribir con Ezequiel tratando de agarrar el teclado… saludos

  5. Jose dijo:

    Es interesante notar cómo el concepto de “juventud” va cambiando poco a poco. De hecho, no hace mucho se pasaba de ser adolescente a ser un adulto, no existía ese período transicional que ahora llamamos juventud.

    Lo podemos notar en la publicidad del siglo pasado, en los años 50 sólo aparecían adultos en los anuncios publicitarios (a veces niños); poco a poco fue apareciendo la idea del “ser joven”. Primero aparece como un periodo corto, justo luego de la adolescencia y antes de casarse. Pero poco a poco la “juventud” ha pasado de ser un interín, a ser una etapa larga y consolidada de la vida. Ahora somos jóvenes durante más tiempo.

    Los conceptos del “ser adulto” también han cambiado mucho, precisamente porque ahora, pasamos menos tiempo de nuestra vida, siendo “adultos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s